Web de Félix Sautié Mederos

A pesar de todo es maravilla, y La Habana sobrevivirá…

Comparto pues mis sentimientos y regocijos con mis lectores de Crónicas Cubanas y les afirmo desde mi Rincón de Centro Habana desde donde les escribo con las insistencias que animan mis propósitos de ser cronista de mi época, que recorrer La Habana es transitar a través de estilos, tradiciones, formas de vida, costumbres, historias, leyendas, embrujos, así como encontrarse con una población noble y acogedora y con muchas improntas más cargadas de amor, misterios, angustias y heroísmos que se materializan en piedras, herrerías y concretos erigidos como parte de un conjunto inigualable que encierra además una historia de luchas, rebeldías y desarrollos en mi criterio enaltecedores de la condición humana, que le han dado vida y fe en los presentes que han sido permanentemente enfrentados a los futuros persistentes que han hecho de la Capital de todos los cubanos realmente una maravilla, muy a pesar de sus carencias de mantenimientos, pintura y muchas veces de la higiene urbana que la desidia ha logrado acumular, porque La Habana que sobrevive orgullosa de su historia y de sus destinos es más que todo eso: una joya en el tiempo que nuevamente se habrá de pulir y que sobrevivirá por sobre todos sus derrumbes que serán reconstruidos sin duda alguna y de sus avatares transitorios muy a pesar de los rencores, los odios y las burlas que algunos le profieren como expresa mi colega Fernando Rasverg en su “Carta desde Cuba”, donde publicó un artículo titulado “Mi Habana” (2) de la cual es un preclaro hijo adoptivo en mi opinión de habanero de nacimiento, de cuyo contenido extraigo un párrafo que quiero destacar: “Algunos de mis amigos se burlan porque La habana fue elegida una de las 7 ciudades maravilla. Escriben sobre las montañas de basuras en las calles, la estática milagrosa de los edificios en ruinas, las cataratas de los salideros de agua, y los baches-trincheras en las calles. Lo que dicen es cierto, es la pura verdad, y a pesar de todo sigo creyendo que La Habana es una ciudad mágica. Luce el encanto de una bella mujer madura, a la que las arrugas y sus redondeles no le restan ni un ápice de sensibilizad y atractivos…”

Considero que no se pueden negar ni su maravilla ni sus abandonos lacerantes pero tampoco se podrá negar su permanencia en el tiempo por encima de todos los avatares e incluso de la amenaza nuclear a que estuvo sometida en octubre de 1962, la que enfrentó con el heroísmo y la altivez de su pueblo. Nunca me sentí más orgulloso de ser cubano y habanero que en aquellos momentos de heroísmo generalizado frente a la amenaza y la muerte de los cuales fui un testigo participante que nunca olvidaré.

En el sentido práctico del hecho en cuestión considero que la elección de Ciudad Maravilla que el mundo ha planteado constituye además un llamado de atención para incrementar su restauración y conservación que se une al llamamiento que el Historiador de La Habana hizo con motivo de su 495 Aniversario y la proximidad de sus 500 años, al cual me referí en una crónica mía al respecto de esa conmemoración y que reitero citar de nuevo para que quienes tengan oídos para oír oigan: “…Hay que dar una oportunidad para que en estos cinco años se haga un esfuerzo valeroso por La Habana contra viento y marea…”(1)

Espero que esto se entienda positivamente y que ese esfuerzo que se reclama con dramatismo se realice, pero por sobre todos estos avatares quiero afirmar que La Habana sobrevivirá incluso cuando las generaciones que hoy la conviven ya no nos encontremos en este mundo. Así lo pienso y así lo afirmo con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

(1) Ver en Por Esto!, SOS La Habana 495, publicado el domingo 16 de noviembre del 2014.
http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=363816

(2) Ver Carta desde Cuba 11 de diciembre del 2014
http://cartasdesdecuba.com/mi-habana/

Publicado en Por Esto! 

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.