Web de Félix Sautié Mederos

CUBA POSIBLE de nuevo: un esfuerzo digno de admiración.

Tampoco puedo dejar de referirme a su exclusión en los medios masivos locales, los que le establecen en la práctica concreta una barrera de tal magnitud que se hace infranqueable si no se poseen capacidad creativa, persistencia y relacionamiento social para sortearla, porque no se les posibilita la utilización de los órganos de prensa tradicionales que están vedados para cualquier iniciativa, convocatoria o información que no sea la oficialmente aprobada, mientras que el acceso a Internet, incluyendo a las redes sociales, en la actualidad están totalmente restringidos y en la práctica prohibidos para el gran público.

A contrapelo de estas agudas condiciones y contradicciones, así como de otras más que posiblemente se me escapen, ha sido que actuando contra viento y marea, para decirlo con una expresión muy popular, lo que no puedo dejar de reconocer es que se ha creado un nuevo espacio en el ámbito nacional anunciado hace algún tiempo por sus promotores, pero confirmado hace algunos días con una actividad en el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo, de Cárdenas, dada a conocer públicamente y que se ha divulgado por importantes medios alternativos no oficiales y por la prensa internacional, denominado “Cuba posible”, al cual ya me he referido en otras Crónicas Cubanas (1). Sus promotores principales han sido los conocidos intelectuales católicos Lenier González y Roberto Veiga quienes lo han creado inicialmente desde la Revista Católica Espacio Laical y el Proyecto Casa Cuba bajo la inspiración y el amparo de la inolvidable persona muy especial, bondadosa, carismática, patriótica y creyente que fue Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, tataranieto de quien en Cuba es considerado el Padre de la Patria, y del cual tomó su nombre y ahora, después de su fallecimiento, con el auspicio de una prestigiosa institución ecuménica protestante, el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo, de Cárdenas, provincia de Matanzas. 

En su primer evento público en este último Centro Cristiano, efectuado hace algunos días, se dio a conocer sus propósitos y se realizó amplio debate al respecto con un importante grupo de invitados a estos efectos. Sobre esta primera actividad pública, se dieron a conocer, por parte de sus promotores, los principales aspectos en sendas entrevistas en dos partes publicadas por el portal “On Cuba” que les realizara el periodista David Corcho (2) con el título “Cuba Posible Pensar al futuro de la Isla (I) y (II)” de las que cito textualmente algunos planteamientos al respecto que considero esenciales: “Para nosotros, que la revista Espacio Laical se convirtiera en un foro plural, resultaba un imperativo. Considerábamos que algunos de los grandes pecados históricos de los cubanos han sido la desconfianza, la visceralidad política, la deslegitimación de las opiniones diferentes y el empeño por imponer un proyecto de país único, sin tomar en cuenta las otras propuestas que existieran…, recibimos la desaprobación y la crítica de los sectores más radicales de todos los signos políticos e ideológicos. También dentro de la Iglesia. Allí surgieron tensiones que fueron intensificándose y llegaron a impedirnos realizar nuestras responsabilidades… no albergo rencor hacia quienes consideraron un error lo que hacíamos, ni hacia quienes traspasaron el umbral de la diferencia de opiniones para agredir mi persona y hasta mi familia (expresó Roberto Veiga)… Cuando se hizo pública nuestra renuncia a la dirección de Espacio Laical, recibimos mensajes de muchísimas personas e instituciones cubanas y extranjeras, de la Isla y de muchas partes del mundo… Así, ya el 8 de septiembre de este mismo año, cuando festejábamos el día de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba, con otra nota dimos a conocer el inicio de los trabajos de Cuba Posible…inauguráramos públicamente el nuevo quehacer con un evento de dos días titulado Cuba: soberanía y futuro. En el mismo participaron intelectuales, pensadores y activistas sociales de diferentes partes del país, de diferentes edades, de diferentes géneros, de diferentes razas, etcétera. Los debates fueron libres y responsables, intensos y dinámicos, serios y comprometidos… Cuba Posible seguirá convocando a todos aquellos cubanos, ya sean de la Isla o de la emigración, incluso extranjeros, que quieran trabajar sin odio por el presente y el futuro del país. Realizaremos coloquios, conferencias, seminarios, talleres y reuniones de disímiles formatos. Tendremos una publicación con presencia en la web, un cuaderno impreso de carácter trimestral… Cuba Posible trabajará incansablemente para pensar el futuro de la república cubana con creatividad. Queremos hacer las preguntas que tocan en este momento, relacionadas con los principales desafíos que vivimos en el siglo XXI… (Fin de las citas)

Las dos partes de la entrevista a que me refiero fueron explicitas, las considero muy importantes y deberían tener una amplia divulgación para conocimiento de todos los cubanos, pero, lamentablemente, en los medios de comunicación locales no tienen cabida dado el dogmatismo imperante. Así pienso y así lo expreso con mis respetos para la opinión diferente y sin querer ofender a nadie en particular. 

Notas

(1) Ver en Por Esto! “Un desencuentro público, que nunca debió manifestarse”, sección de Opinión, domingo 15 de junio 2014.
http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=332207
Entre todos, Cuba Posible, sección de opinión el lunes 7 de julio del 2014.
http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=336670

(2) Ver “On Cuba”, David Corcho, 10 y 19 de noviembre del 2014, “Cuba Posible: pensar el futuro de la Isla (I) y (II)
http://oncubamagazine.com/sociedad/cuba-posible-pensar-el-futuro-de-la-isla-i/
http://oncubamagazine.com/sociedad/cuba-posible-pensar-el-futuro-de-la-isla-ii/

Publicado en Por Esto!

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.