Web de Félix Sautié Mederos

LEP 499. DOS DISCURSOS QUE ROMPEN ESQUEMAS

CDXCIX

La información de las Nuevas Medidas Económicas 2019, que ha anunciado hace algunos días a la nación el presidente Miguel Díaz-Canel constituye un paso verdaderamente histórico de la Revolución cubana que, en su desarrollo en el tiempo, en mi opinión, va a establecer un parteaguas de un antes y un después, también histórico y decisivo más allá de un simple incremento de sueldos y pensiones, que quizá no alcance para todo, pero que de seguro será decisivo en la economía familiar de muchos cubanos. En definitiva, constituye un gesto concreto de gran impacto en la sociedad cubana del momento y las muestras de aceptación e incluso de júbilo no se han hecho esperar. En estos días Cuba es un hervidero popular de reacciones en todos los ámbitos de nuestra geografía. Como ejemplo de lo que digo he recibido un análisis al respecto de un amigo que preside un club de opiniones en la provincia de Holguín, el Dr. Ventura Carballido Pupo1 a quien otras veces he citado en mis crónicas y artículos. Su trabajo lo publicó en Facebook con fecha 4 de julio de 2019 y me lo envió por correo electrónico, con el título “4 horas frente a la pantalla de la TV nacional, en la Mesa Redonda. Mis puntos de vista. El impacto de las recientes medidas económicas”, del cual cito algunos párrafos que considero esenciales:

Valoré, dentro de la diversidad, de los con razón y sin ello, los dos mil 149 comentarios en Cubadebate; hice un recorrido por redes sociales, y otras plataformas cubanas, para proyectar este contenido, siempre bebiendo respetuosamente de la sabia de nuestro pueblo… / ¡!!!Que mesa Redonda ¡!! cuatro horas recibiendo clases de ética, civismo, de orientaciones claras de nuestro Presidente Continuador y de tres ministros… sobre una medida que ha dado un vuelco trascendental en el orden positivo emocional en la vida de las familias cubanas. Familias completas estaban frente a la pantalla, con una atractiva programación, con Miguel Díaz-Canel al frente, donde demostraron que no se trataba de discursos de doble racero, de manipulación; fue muy profunda la franqueza, la brillantez en las explicaciones, donde no dejaron de escapar ninguna arista para asegurar el beneficio del soberano…// Como colofón, para que se pueda aquilatar los impactos de estas medidas, voy a narrar tres anécdotas vividas, que son muy elocuentes y singulares: // Una auxiliar de limpieza encima de una silla limpiaba persianas y cristalería de las ventanas de su centro de trabajo, ante una pregunta de una compañera sorprendida, sobre que hacía muchos meses que no hacia eso, contesto, ‘ahora si estoy motivada para hacerlo, y tengo que cuidar el nuevo salario como si fuera oro’// Dos compañeros comentaban, ‘teníamos pensado acogernos a la Jubilación este año, pero con esta prosperidad que nos ha dado el gobierno, vamos a estar trabajando cinco años más para lograr una buena jubilación’// Conozco de un grupo de colegas, que aun sin haber recibido el nuevo salario, hicieron una ‘ponina’ y destaparon botellas de bebida, festejando los beneficios que recibirán. Con estas medidas muy reclamadas y esperadas por cubanos y cubanas, nuestro Gobierno, con Díaz-Canel, ha generado una felicidad indescriptible en la gente. El pueblo está feliz. DE ESO SE TRATA…

En este sentido, quiero citar además un correo circulado por el muy importante economista cubano Fidel Vascós2 al respecto de las medidas y las exposiciones planteadas por el presidente y sus ministros en el espacio Mesa Redonda de la Televisión Cubana los días 2 y 3 de julio

Tengo la impresión que con esta reciente Mesa Redonda de dos días (2-3 julio) se ha iniciado el proceso de cambios que muchos estábamos reclamando. Se comienza a abandonar el inmovilismo. Muy bien haber iniciado el camino con un aumento de salarios, aunque sea parcial. La mayor demanda solvente que se ha creado tendrá un impacto múltiple en nuestro modelo de dirección económica. Aparecerán leves tendencias inflacionarias que no descarrilarán la medida. Me parece que lo más importante es que pone en primer plano la necesidad de lograr un incremento de la oferta y su variedad mediante la producción nacional. Ello obliga a descentralizar hacia las empresas las decisiones correspondientes en aspectos materiales, financieros y comerciales, incluyendo el comercio exterior. Si se mantiene la planificación central rigurosamente administrativa con decisiones ‘desde arriba’, la oferta no tendría capacidad para reaccionar como corresponde a las señales de la nueva demanda. Muy bien el llamado a tener una contabilidad exacta y oportuna para la toma de decisiones, pero esto no se podrá lograr con las actuales tasas de cambio. Con este llamado hacia una mejor contabilidad se hace más evidente la necesidad de la unificación monetaria y cambiaria. El ‘observatorio de precios’ está bien. Los primeros que no deben incrementar precios son las unidades estatales. Lo correcto sería reducirlos en los productos de primera necesidad. Tratar de impedir vía administrativa ciertos aumentos de precios en el sector no estatal tiene el peligro de traer como consecuencia la desaparición del producto en el mercado legal y el aumento del ‘mercado negro’ con precios aún más altos. Es de esperar el surgimiento de elementos no previstos en el programa adoptado, ante lo cual, lo peor sería detener el movimiento iniciado. Saludos. Fidel Vascós González.

Es evidente que muy importantes han sido las medidas a que me refiero y en la Web están apareciendo más opiniones muy positivas de la Academia y del pueblo en general, como las de Fidel Vascós y Ventura Carballido que tomo como botón de muestra. Son medidas que, en mi criterio, ponen en movimiento, en marcha hacia adelante, las cosas de la economía hasta el momento algo detenidas en el tiempo. Las medidas son en realidad, en mi opinión muy personal, una parte esencial de un significativo método de gobierno que seguramente marcará para siempre la gestión de continuidad y no de ruptura que planteó Miguel Díaz-Canel al principio de su elección como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.
Por otra parte, quiero destacar que estas nuevas medidas económicas las ha planteado el presidente, según sus propias declaraciones, en los momentos de extremas amenazas que estamos viviendo, así como en respuesta a valoraciones en colectivo de las exigencias del pueblo trabajador en diferentes congresos, en particular el de la CTC celebrado en los últimos meses. Añadiendo otras razones fundamentales, expresó que se adoptaron “partiendo también del análisis de los problemas que enfrenta nuestra economía y de otros temas pospuestos en el tiempo y que en las condiciones actuales necesitan ser dinamizados con una mayor urgencia y brevedad…”. Todo ello en primera instancia, fue hecho público por el presidente Miguel Díaz-Canel en la Conclusión de la visita gubernamental a Pinar del Río en los últimos días, y también han sido ampliamente comentadas y explicadas en más detalles en dos Mesas Redondas consecutivas días 2 y 3 de julio de 2019. A ambos programas televisados hasta el momento en que escribo este capítulo, el presidente asistió con su Consejo de Ministros al objeto de establecer una intercomunicación nacional con toda la población. En las citas que más arriba planteo de lo que me envió desde Holguín mi amigo Ventura Carballido Pupo se encuentra una valoración popular de estas Mesas Redondas transmitidas por la Televisión Cubana; así como en el correo circulado por el Dr. Fidel Vascós González, destacado economista cubano.
Por su parte, el actual ministro de Economía, Alejandro Gil Fernández, en una extensa explicación de las medidas en cuestión, potenció los conceptos fundamentales que se propone el Gobierno con las medidas aprobadas. Cito textual: “Defender la producción nacional // Diversificar y aumentar las exportaciones // Sustituir importaciones// Fomentar los encadenamientos productivos // Potenciar la empresa estatal socialista // Avanzar en la soberanía alimentaria //Potenciar el desarrollo local // Cumplir con la política de la vivienda //Poner la ciencia en función de los problemas de la economía”.
Quiero reiterar, además, muy especialmente los conceptos expresados por el presidente al respecto de plantear las nuevas medidas en las condiciones actuales del recrudecimiento de la política agresiva de los Estados Unidos hacia Cuba. Así como que todo se hace para evitar que el país regrese a las condiciones del Período Especial, que debe recordarse que se produjeron en Cuba a la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética. Muy significativamente expresó Díaz-Canel que se plantea su dinamización e implementación con una mayor urgencia y brevedad. Lo que considero un cambio tajante de los ritmos lentos y en ocasiones detenidos en el tiempo localmente establecidos hasta el momento en los procesos económicos. Ritmos anteriormente puestos en práctica, como si se esperara que sucediera algo nunca mencionado abiertamente; para que, en cambio, el nuevo gobierno con estas medidas anunciadas se propone actuar con agilidad y audacia en los conceptos básicos de cambiar todo lo que deba ser cambiado y de tener un sentido preciso del momento histórico planteados en el legado que nos dejara Fidel antes de marchar a la Gloria de los Justos. Decisivos han sido en mi criterio los conceptos expresamente planteados por el presidente al respecto, cuando expresó y cito textual, que:

La gran lección de la Revolución es ir constantemente al pueblo… Todos tienen que dar una respuesta, porque estas medidas alientan el compromiso del pueblo mediante el control popular. Se trata de una batalla por la ética y contra el comportamiento no emancipador… En los momentos difíciles, la Revolución ha acudido al pueblo. Esa es su gran lección, porque en el pueblo tenemos fuente de sabiduría y creación. Crear es nuestro deber continuo…

Una aclaración importante para medir la magnitud de los aumentos de salarios planteados en las nuevas medidas es la definición de lo que constituye el Sistema Presupuestado en Cuba. Cito textual: Salud Pública// Educación// Cultura Deportes// Administración Pública// Comunales// Vivienda// Defensa.
Por otra parte, debo decir que en varias ocasiones, tanto por el presidente Miguel Díaz-Canel como por el ministro de Economía, Alejandro Gil, aclararon que las medidas no constituyen una reforma salarial. Cito textual al respecto lo que el presidente planteó, según textos oficiales publicados en el portal Cubadebate:

[…] precisó que no resulta una reforma salarial, pues esta contemplaría otros aspectos como una política de precios más coherente, el fin de la dualidad monetaria y cambiaria y la eliminación de los subsidios.

Este es un incremento salarial en el sector presupuestado que no contradice lo que haremos después. La filosofía es ir todos los días arrancando un pedacito a los problemas… Se trata de un sector en el cual se defienden las conquistas de la Revolución y que brinda importantes servicios públicos… Toda la economía del país tiene que apoyarse. Ahora hay que ver un mejoramiento de la calidad de servicios imprescindibles como la Salud, la Educación o comunales. Además, es esencial la preparación de los cuadros, funcionarios y administradores para evitar malas interpretaciones de los cambios… todas las medidas tendrán éxito si el pueblo las hace suyas, las defiende… y entiende que ninguno de nosotros puede tanto como todos nosotros juntos…

Por su parte, Alejandro Gil Fernández, ministro de Economía, precisó también en sus intervenciones televisivas algo que considero esencial citar para un conocimiento más preciso de los lectores de POR ESTO!: “Las medidas económicas no llegan solo para resistir el bloqueo, sino que también buscan el desarrollo del país y seguir avanzando en medio de ese escenario. Con su implementación pretendemos sacar a flote las capacidades internas de la economía…”.
Además, una cuestión que considero una advertencia fundamental al respecto del futuro inmediato del proceso que se ha iniciado en la economía cubana, fue lo planteado por el ministro de Economía que las medidas son amplias y no estáticas, lo que significa que pueden sufrir modificaciones en dependencia del contexto. Con lo cual anunció, en mi opinión, el desarrollo de un proceso integral de transformación a fondo de la economía cubana en su conjunto, que mucha falta nos hace y por el cual los economistas más importantes del país han estado abogando con fuerza y precisión.
En consecuencia, considero que las medidas son el inicio del tan necesario y ansiado proceso de cambios y desarrollo que tanto se ha estado solicitando durante años para darle un vuelco esencial a la economía nacional, que nos permitirá, en definitiva, salir delante de los estancamientos que nos han detenido y mantenido expectantes en un ámbito de muchas consignas y buenos deseos resumidos en las repetidas palabras que algunos no se cansan de plantear sobre la necesidad de producir más, aumentar la productividad, desarrollar el sentido de pertenencia y mantener la disciplina social; pero sin decir cómo lograrlo ni dar los pasos concretos necesarios. Albricias por la audacia del presidente y de su equipo, y muy en especial por el gran facilitador de todo, el General de Ejército Raúl Castro. Expreso esto última en justicia para mí imprescindible, y estoy seguro de que la historia se encargará en el tiempo de analizarlo en detalles cuando los investigadores realicen su trabajo de análisis en la globalidad de lo sucedido.
Posteriormente, casi sin darnos tiempo para detenernos en la asimilación más profunda y en el disfrute conceptual y político de las nuevas medidas económicas anunciadas, se produjo otra andanada de presidente que aceleró y demostró abiertamente, en mi opinión muy personal, su paso ágil y sin pausas hacia el futuro del socialismo, participativo, próspero y sustentable que los cubanos en medio del aciago mundo en que vivimos estamos llamados a construir por la paz de Cuba y del mundo, así como por la felicidad y satisfacción plena de nuestros anhelos y necesidades en el tiempo.
Debo reiterar que escribo este capítulo al respecto de estos temas, en momentos en que las emociones desbordadas van regresando a su nivel cotidiano y los anuncios se van complementando por nuevas declaraciones de ministros y dirigentes del primer nivel, así como de la Academia, y en mi criterio reitero que se puede observar una reacción muy positiva en el pueblo al respecto de lo que constituye un desarrollo y una transformación decisiva en nuestra sistema económico y político.
Además, se une al anuncio de las nuevas medidas económicas, en muchos años trascendental, el discurso del presidente Miguel Díaz-Canel n la clausura del IX Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba ( Uneac). Intervención que, sin la menor duda, puedo calificar a la altura en el momento que estamos viviendo de aquellas epónimas Palabras a los Intelectuales de Fidel, que marcaron el rumbo de la Cultura Nacional en la época de la Revolución triunfante de 1959.
Miguel Díaz-Canel, fiel discípulo de Fidel, lo logró plenamente en mi consideración esencial, con un discurso que arrancó constantes ovaciones de los participantes en el evento de la intelectualidad cubana, tal como sucedía con Fidel en su época. En su conjunto, reitero que actualizó en el tiempo aquellas palabras trascendentales de Fidel. Lo hizo sin estridencias ni seguidismos facilistas, con pensamiento propio, frases adecuadas y estrictamente escogidas para lo que quería decir. Con un enfoque dirigido directamente a la comprensión y a los sentimientos de la intelectualidad del país, así como con tono y contenido demostrativos de un amplio conocimiento de causa, altura intelectual y sensibilidad ante criterios y anhelos de muchos años expresados por la intelectualidad cubana. Conceptos añorados, algunos de los cuales convertidos por los dogmáticos detenidos en el tiempo en verdaderos tabúes innombrables.
Sus palabras constituyen, además, respuestas concretas dirigidas a enfrentar las andanadas de odios y perversión de Mr. Trump y sus acólitos, quienes están pujando con saña inusitada los propósitos de destruirnos como nación y como país. Propósitos pérfidos que desde el triunfo de la Revolución de 1959 propugna sin descanso el imperialismo del “norte revuelto y brutal que nos desprecia”, en alianza con una mafia cubana desfasada en el tiempo y torcida sin remedio para siempre en sus rencores que les caracterizan y acompañan en vida.
Así lo pienso de conjunto al respecto de estos dos discursos a que me refiero, lo escribo cuando han transcurrido algunos días de sus pronunciamientos, sin menospreciar para nada la importancia decisiva que han tenido otros hechos importantes de la gestión del Gobierno de las nuevas generaciones formadas por la Revolución que encabeza Miguel Díaz-Canel. Como son: la elaboración, análisis masivo y aprobación de la Nueva Constitución de la República 2019; junto con la puesta en práctica del decisivo método de las reiteradas y sistemáticas visitas de Gobierno a todas las provincias del país que han establecido una importante y sui géneris intercomunicación directa de masas entre la población y el gobierno ; así como con la ejecución de la Política de Informatización de la sociedad; con un acceso cada vez más pleno de la población a la Internet; con el establecimiento del Gobierno Electrónico y la acción decisiva de poner a los ministros y responsables de los organismos de la Administración Central del Estado a comparecer en los programas informativos y de debate de la televisión, rompiendo con el secretismo de muchos años, para responder y debatir al respecto de su gestión oficial en espacios nacionales como son principalmente las Mesas Redondas que se transmiten diariamente por los más importantes canales de la Televisión Cubana.
La Ley Fundamental de la naturaleza de causa-efecto desde el punto de vista de la concepción marxista constituye en mi criterio muy personal el fundamento filosófico básico con que se han concebido, planteado y se irán poniendo en práctica concreta y gradual las medidas anunciadas, principalmente en momentos tan decisivos para la subsistencia e invulnerabilidad de nuestra Revolución. Es ir más allá de las solicitudes abstractas planteadas en el tiempo y de las consignas repetidas hasta el cansancio, para pasar al ámbito de los hechos concretos capaces de perfeccionar, transformar y desarrollar el sistema establecido al ritmo de las características del momento en cuestión, cambiando todo lo que haya que cambiar de acuerdo con el sentido del momento histórico.
Sin querer mirar para atrás para no convertirme en una estatua de sal como le sucedió a la mujer de Lot en la destrucción de Sodoma y Gomorra, según el relato bíblico, y además, porque cada etapa de la historia en el movimiento posee sus circunstancias, características y coyunturas propias, quiero decir que las exhortaciones sistemáticas que algunos han convertido en una prédica constante, incluso con las mismas palabras, cada vez de que hay producir más, tener una alta productividad y disciplina social, constituyen factores básicos de un inmovilismo incapaz de poner en movimiento a la sociedad, que está siendo superado efectivamente con hechos concretos por el gobierno de las nuevas generaciones formadas por la Revolución.
Hay algo decisivo y muy importante que expresó el presidente en el sentido de la necesidad que tenemos de pensar como país, lo que implica en mi criterio personal dejar de lado los individualismos que se propugnan en el mundo de hoy a través del consumismo galopante propios del neoliberalismo que nos rodea por todas partes en el mundo externo y dedicarnos con intensidad a desarrollar, como planteó el Che al principio de la Revolución cubana, la necesidad y la acción de todos a una para, y cito textual: “la construcción de un modelo de desarrollo propio de un país en transición socialista”.
El momento que estamos viviendo es decisivo porque el imperialismo del “norte revuelto y brutal”, que nos desprecia con Mr. Trump y sus acólitos a la cabeza, se han planteado acelerar sus intentos de destrucción de la Revolución cubana, lo que no podrán lograr porque la unidad del pueblo y del gobierno cubano cada día se intensifica más. Estas medidas son ejemplo de ello y un avance decisivo hacia el futuro que tenemos por delante. En consecuencia, el apoyo y la participación efectiva a estas medidas es lo que a todos nos corresponde en estos momentos trascendentales de la historia de Cuba. En este orden de pensamiento, auguro con toda certeza que este es un proceso definitivo para el desarrollo de la economía próspera y sustentable que es imprescindible desarrollar en nuestro país. Y, por otra parte, en esto será decisivo lo que Miguel Díaz-Canel planteó en su discurso de clausura del Congreso de la UNEAC, en el sentido de “Desatar una irreconciliable batalla contra la incultura y la indecencia”.
Termino con mi habitual expresión de así lo pienso y así lo expreso con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.
Finalmente, les reitero mi correo electrónico con el propósito de que puedan trasmitirme dudas, criterios, opiniones y preguntas: fsmederos@gmail.com

Notas

1 Ventura Carballido Pupo (Holguín, Cuba), abogado, analista político, historiador y escritor. Tel: + (24) 47-37-57, correo: vcarba42@nauta.cu
2 Fidel E. Vascós González, doctor en Ciencias Económicas, La Habana, 1939. Presidente de la Sociedad Económica de Amigos del País (SEAP, 2015-2018); ministro-presidente del Comité Estatal de Estadísticas de Cuba (1976-1994); director de la Revista Bimestre Cubana; profesor titular del Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García; miembro fundador de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC); miembro de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

Etiquetas: MéridaYucatánFélix Sautié Mederos

Publicado en el Suplemento de Ciencia y Cultura de Por Esto! y en la Sección digital de Especiales del periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán, México el domingo 14 de julio del 2019

https://www.poresto.net/2019/07/14/dos-discursos-que-rompen-esquemas/

 

Compartir

  1  Comentarios

  • Fidel Vascós
    18 Jul, 2019

    Sautié:

    Estoy muy de acuerdo con tus apreciaciones en este mensaje acerca de los acontecimientos cubanos reflejados en la Mesa Redonda del 2-3-de julio y especialmente sobre las recientes intervenciones del Presidente Díaz-Canel. Te agradezco tus consideraciones a mis ideas al respecto. Un abrazo.

    Fidel Vascós

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.